Ir al contenido principal

Entradas

Adultez

Para mi, ser adulta ha sido aprender todo desde cero.
Entradas recientes

Es triste dejar relaciones de lado

Pero a veces es necesario.
¿Les ha pasado que hay personas en su vida con las que interactúan y quedan con una sensación de molestia y/o cansancio? No es un sentimiento fácil de identificar, pero si observamos un poco, si nos damos un momento para observar las sensaciones residuales que algunas conversaciones nos dejan, somos capaces de percibirlo. Es una incomodidad media inubicable, como cuando te pica una zona y no sabes muy bien dónde es o tus brazos no alcanzan para llegar y rascarte.


En los últimos años he cambiado harto. Ha sido un proceso activo, de voluntad, errores y aciertos. Soy de ese grupo de personas que piensa que todo está en constante cambio, como si las cosas nunca acabaran de acomodarse. Eso a veces me ha llevado a cometer el error de fijar puntos de inicio y pensar que desde allí en adelante las cosas serán distintas*. Sin embargo, la vida se ha encargado de recordarme que no es así, y con ello a reforzar uno de los aprendizajes que más complejos me resultan: está b…

Me cuesta creer en lo que siento

A veces siento que decidir ir al psicólogo es la decisión más importante que he tomado en la vida, no tan solo por cómo he avanzado en mi autoconocimiento desde que me regalo esa instancia, sino porque es la primera cosa que realmente decido por mi. Eso es algo que ella —María Antonieta— constantemente me repite: tú siempre estás en función de los demás. Entonces yo miro el espejo de la sala donde martes por medio nos encontramos —ese espejo que bien podría estar ocultando a una clase completa de psicología, quizás sólo a su supervisor o probablemente a nadie— y pienso que a veces, muchos días, no me gusta mirarme al espejo, rehuyo ver mi mi cara reflejada. Entonces, hoy le dije eso, algo que escondo hasta de mi porque entra en el rango de lo privado más vergonzoso, de las miles de capas bajo las cuales nos escondemos para protegernos de este mundo, de este mundo ingrato y lleno de sufrimiento —y tan lleno de amor y belleza, también—.  Luego me preguntó: ¿Acaso hay gente en el mundo, …

Desde aquí hablo.

Ha sido un arduo trabajo encontrar un lugar en el mundo, un lugar en el cual situarme y desde el cual construir un discurso y una ética propia. La respuesta a mi aspiración en la vida hoy es esa: vivir bajo mi propia ética. Una ética donde el quehacer y el deseo, tan brutalmente separados por la vida moderna, luchen a cada instante por encontrarse, por hacerse uno.
Una segunda certeza que tengo proviene de lo anterior y se trata del conflicto: la vida es fundamentalmente una lucha. O una palabra que evoque el sentido del esfuerzo que implica una lucha, sin -necesariamente- la connotación bélica de la misma. Pero es, siempre, una oposición de fuerzas: la lucha del individuo por subsistir, pero también *y aquí quiero ser enfática* la lucha del individuo por encontrar el propio bienestar. Trato de aludir a Jung con esto, en su concepto de individuación: "Individuación significa llegar a ser un individuo y, en cuanto por individualidad entendemos nuestra peculiaridad más interna, últi…

No hay que olvidar el dolor.

I

Tengo un recuerdo vago del sufrimiento, me cuesta situarlo, me cuesta rememorarlo en su magnitud. Sé que he tenido mucha pena, sé que lloré mucho en mi infancia. Recuerdo haber pensado, ¿Por qué me ha tocado esto? Otros estaban llenos de amor, personas suaves, atentas, cariñosas. Necesité mucho amor en esa época. Recuerdo el frío y la textura de los abrazos de mi papá, sus manos con olor a cigarro. A veces -sólo a veces- me miro y veo a esa misma niña que reniega de sus relaciones, porque siente que el amor verdadero está allá afuera, entregado por azar a otras personas, a otras Paulas.

II


Oliver tenía una teoría que llamaba “Amor, etcétera”: en otras palabras, el mundo se divide entre las personas para quienes el amor lo es todo y el resto de la vida un mero ‘etcétera’, y las personas que no valoran el amor demasiado y para las que la parte más interesante de la vida es el ‘etcétera’.









Elegí el amor como refugio porque primero me cobijé en las novelas. Otros relatos, otras vidas. El a…

La cooperación como motor de transformación social

Hay un rasgo característico de la clase media chilena y eso es la lógica transaccional. Así como ya es una lógica instalada en nuestro adn de consumidores creer que  si queremos acceder a un servicio de buena calidad debemos pagar por ello, cuando nos ofrecen un trabajo o nos hablan de un nuevo proyecto siempre esperamos saber cuánto nos podrá retribuir económicamente. Difícilmente asumimos empresas “pro bono”, como se conoce en nomenclatura gringa, porque la clase media, más allá de estar atada estructuralmente a depender de una cierta cantidad de dinero mensualmente, funciona administrando sus recursos en una corta cantidad de tiempo, razón por la cual también es tan poco común que las familias o los jóvenes profesionales tengan capacidad de ahorro. Esto no sólo es  por la escasez de recursos -que aunque no escaseen tanto, pareciera que siempre hicieran- sino porque mientras más plata tenemos, más gastamos. Ese espiral capitalista -que en la práctica es tan difícil evadir- tiene un …